yo soy saharaui

            Testimonio de Sidati Salama

 
"Yo soy saharaui y esa es mi cultura" 

Soy uno de los alumnos saharauis que ha venido a España a estudiar para ver si puedo hacer algo en el futuro por mi pueblo, llegué aquí hace tres años.

Tengo siete hermanos, tres hermanas y cuatro hermanos, yo soy el de en medio. Mi familia vive en una casa de adobe en uno de los asentamientos de refugiados saharauis en Argelia.

En mi casa no tenemos ducha, tenemos un pequeño cuarto para mojarnos con un poco de agua.

Mi escuela es de adobe también y en cada aula estudiamos 35 ó 40 alumnos, tenemos un mismo profesor para todas las asignaturas.

Cuando yo iba allá a la escuela nos sentábamos en el suelo y no teníamos cuadernos, escribíamos lo que nos decía el profesor en el suelo o en un cartón, no teníamos libros de texto.

Muchas cosas

La casa donde vivo aquí en España es muy grande, tiene tres habitaciones grandes, una cocina gigantesca, un salón enorme, un estudio, tres cuartos de baño y muchos pasillos.

Aquí tengo mi propia cama y la verdad es que duermo muy bien, sin dolores de espalda porque ahí en el Sahara dormimos en el suelo.

En la cocina hay un televisor, lavavajillas, lavadora, hay un grifo (en el Sahara no hay grifos), hay muchos platos, vasos, tenedores, hay muchas cosas.

En el salón también tenemos un televisor muy grande, hay tres televisores en la casa y un ordenador en el estudio.

Aquí suelo salir con los amigos, suelo ir al cine, hago deporte, hago fútbol, novia ni tengo. Allá en el Sahara nos aburrimos mucho, estoy todo el rato con los amigos, jugamos descalzos al fútbol con un balón viejo.

Sorpresas

En España hacen cosas diferentes a las que estoy acostumbrado, las relaciones son mucho más abiertas, es muy común ver a las parejas besándose en la calle o cogidas de la mano, en el Sahara eso no se hace, nosotros apenas nos tocamos, hombres y mujeres no se tocan.

El metro es una de las cosas que más me sorprendieron aquí, entraba por el metro y no sabía en donde estaba, también me sorprendió su velocidad y que va por debajo de la tierra.

Las escaleras mecánicas también me sorprendieron, no sabía yo que hay escaleras en las que te montas y van solas y la verdad me sorprendieron muchísimo.

La verdad creo que será muy difícil regresar al Sahara y volver a acostumbrarme a dormir en el suelo, creo que me va a costar un poco, pero al igual que me adapté a la cultura española, me adaptaré de nuevo a la vida en el desierto.

Yo soy saharaui y esa es mi cultura, estoy seguro de que me acostumbraré de nuevo.